Brasil y México Refuerzan Apoyo a Cuba

El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, ha expresado su intención de fortalecer los lazos políticos y económicos entre Brasil y Cuba. Esta declaración se produce en un momento en que la isla está experimentando uno de sus momentos más desafiantes del siglo.

Lula da Silva comunicó sus aspiraciones en una carta dirigida al líder cubano, Miguel Díaz-Canel. La misiva fue entregada por Celso Amorim, jefe de la Asesoría Especial de la Presidencia de Brasil, quien también anunció una próxima delegación de empresarios brasileños que viajarán a La Habana. Su agenda abordará diversas cuestiones, con un énfasis particular en el sector agrícola.

El área de salud también será un punto focal, ya que Amorim resaltó las competencias de Cuba en este sector. Como parte de esta iniciativa, Brasil planea reintegrar a los médicos cubanos, revirtiendo una decisión tomada por el anterior presidente, Jair Bolsonaro.

La visita de Amorim a Cuba no fue un acto espontáneo, sino un mandato explícito del presidente Lula. Amorim destacó la importancia de establecer una “relación ejemplar” entre ambas naciones, promoviendo la amistad y la paz regional.

Esta colaboración entre los dos líderes no es nueva. Díaz-Canel y Lula da Silva se encontraron en París en junio, y tras su reciente interacción en La Habana, Amorim insinuó la posibilidad de futuros encuentros, aunque no proporcionó detalles específicos.

En el horizonte, Cuba será anfitrión de una cumbre del Grupo de los 77 más China en septiembre.

En medio de estos desarrollos, la política latinoamericana está experimentando un cambio hacia la izquierda, beneficiando a Cuba en un momento en que enfrenta sanciones más fuertes de Estados Unidos y una economía inestable. México ha emergido como un apoyo vital, suministrando a Cuba con combustible en tiempos de escasez. Durante los últimos cuatro meses, México ha proporcionado aproximadamente dos millones de barriles de petróleo a la isla.

Según informes, para diversificar sus fuentes de energía y combatir la escasez, Cuba ha aumentado sus importaciones desde México, disminuyendo así su dependencia de Venezuela, su tradicional proveedor de petróleo, que también ha enfrentado sanciones económicas desde 2019. Aunque Rusia sigue siendo otro proveedor crucial para Cuba, el país todavía enfrenta desafíos relacionados con la falta de combustible.

Vía @gobernartemx

Send this to a friend